La gran noche de Ángel Erro; las rectas rápidas

ENTRE ALGODONES

Por: Rubén Benítez

La noche de anoche (valga la redundancia) fue la mejor en las últimas tres temporadas para el tercera base de Tigres de Quintana Roo y de Algodoneros de Guasave, Ángel Erro, quien bateó de 4-4 con tres remolcadas, lo cual es formidable para él, aunque dicho sea de paso, este gran trabajo fue en una causa perdida.

Y es que, en un juego de lunes por la noche, que se caracterizó por las volteretas, Diablos Rojos se llevó el triunfo por pizarra de 8-5.

Erro se fue de 4-4.

Pero regresando con Erro, con su tremenda labor ofensiva, demostró que el pelotero mexicano puede con el paquete y que está por encima de los puños de extranjeros (muchos de medio pelo) que llegaron a la LMB, lo cual es una polémica en la que no quiero profundizar mucho y que, si la menciono, es solo para darle el crédito que merece nuestro personaje de la columna de hoy.

Continuando con esto, Ángel siempre ha sido un bateador consistente, pero para poner de manifiesto lo que hizo anoche (batear de 4-4), hay que señalar que la última vez que lo había hecho fue en el lejano 2022, para ser exactos el 30 de mayo, en un juego entre Tigres y Bravos de León.

Pero aún hay más, y es que el hecho de ayer cobra mayor relevancia, si decimos que dos de los cuatro hits que pegó se los atizó a Trevor Bauer, un pitcher de calidad probada, al que no le fue muy bien en la primera de cinco salidas que hará con Diablos esta campaña.

La última vez que Ángel había bateado de 4-4 fue el 30 de mayo del 2022.

Bauer lanzó solo tres entradas y dos tercios con siete hits, sin base, par de chocolates y cuatro carreras. Desde luego que esa mala salida no es un parámetro para juzgar a este diestro, que en este momento no está en Grandes Ligas por situaciones de su vida personal, pero no la falta de calidad.

Bien por Ángel, a quien le deseamos mucho éxito y esperamos que, así como él, los jugadores mexicanos sigan demostrando el talento y la gran valía que tienen.

RECTAS RÁPIDAS

Isaac Paredes.

*.-Isaac Paredes va en busca de otra buena campaña en lo que a jonrones se refiere, y para demostrarlo, ya lleva cuatro en el mes de abril, que sumados al que pegó en marzo, ya van cinco.

El primero, para el antesalista de Tampa Bay, llegó el 31 de marzo ante Toronto, para luego empezar la cosecha en el mes de la primavera, con uno el día 2, contra Texas; otro el día 6, contra Colorado; el 9 de abril uno más, en contra de Angelinos y el quinto lo dio el pasado domingo 14 de este mes, en contra de Gigantes de San Francisco.

El Águila de Veracruz escribió historia.

*.-Hablando de jonrones, lo que hizo el domingo El Águila de Veracruz, fue en verdad increíble. Y es que pegó cinco obuses en la séptima entrada, en un juego ante Guerreros de Oaxaca, en el estadio Eduardo Vasconcelos de la capital Antequera.

Con eso, El Águila se convirtió en el primer equipo en hacer esa hazaña, en 99 años que tiene de vida la LMB.

Los autores de esta proeza fueron Herlis Rodríguez, Edwin Espinal, Connor Panas, Alonso Gaitán y Roldani Baldwin.

El juego lo ganaron los veracruzanos al son de 11-5 a los bélicos oaxaqueños.

UN DÍA COMO HOY (16 DE ABRIL)

1983.- El primera base de Padres de San Diego, Steve Garvey, llega a mil 118 juegos disputados de manera consecutiva, rompiendo el récord de la Liga Nacional de Billy Williams. Garvey se fue de 4-2 en la derrota de Padres de San Diego por 5-8 ante Dodgers, en Los Ángeles.

Steve Garvey.

1984.- Dave Kingman, de Atléticos de Oakland, conectó tres jonrones, incluido un grand slam, en sus primeros tres turnos al bate. Impulsó un total de ocho carreras en la victoria por 9-6 sobre Marineros de Seattle.

Dave Kingman.