Una final muy pareja: Walter Silva y su juegazo ante Naranjeros

ENTRE ALGODONES

Por Rubén Benítez

Este sábado 20 de enero arranca la gran final de la Liga ARCO Mexicana del Pacífico, entre Venados de Mazatlán y Naranjeros de Hermosillo, los que seguramente darán una tremenda serie, dado a que en el rol regular estuvieron muy parejos.

Naranjeros terminó con marca de 37-21 y Mazatlán con 36-32, lo cual hace constar lo señalado en el párrafo anterior.

Ahora bien, por experiencia propia sabemos que lo hecho en el rol regular es cosa del pasado y que no garantiza nada para nadie, pero pese a ello, vemos una final que será muy emocionante.

En el papel vemos a un Naranjeros con muchos más nombres, pero en el terreno, vemos a un Venados motivado jugando una pelota alegre, precisa y con un mánager motivador como él solo, encarnado en Luis Carlos Rivera, que, en verdad, se ganó el respeto de todos, al llegar a una final con un equipo al que pocos le auguraban llegar lejos en los playoffs.

Naranjeros tiene en sus filas a un titular de Grandes Ligas, como Isaac Paredes.

Pero ahora ahí está, listo para buscar su campeonato número 10 de la historia para los rojos, pero para eso deberá de pasar por un Naranjeros, que es el equipo más ganador de todo el beisbol mexicano con sus 16 coronas.

Ambos clubes tienen otra similitud, y esa es que los dos tienen dos títulos de Series del Caribe, de hecho, Venados es el último campeón mexicano en el clásico de febrero, al ganar en el 2016 en República Dominicana con Juan José Pacho, que previamente, allá por el 2005, también coronó a los rojos en el mismo puerto de Mazatlán.

Venados está jugando un beisbol casi perfecto.

Por su parte, Naranjeros, fue campeón caribeño en 1986 en Santo Domingo, con Benjamín “Cananea” Reyes al mando, y luego, en Isla Margarita 2014, Matías Carrillo los llevó al título.

Ahora la historia está por escribirse y ver si Mazatlán vuelve a ser el representante mexicano en la SC, o si Naranjeros se convierte en el equipo que lleve la estafeta mexicana por segunda vez a Miami (sede del evento 2024), ya que en 1990 fue a esta ciudad como el monarca azteca, no con tan buena fortuna, ya que después de ganarle el primer juego del evento a los Metros de San Juan (Puerto Rico), no volvió a triunfar. Quedó con récord de 1-5.

Lo más destacado fue que Cornelio García fue el campeón de bateo con .520 y fue parte de la novena ideal como el mejor jardinero izquierdo, junto con Homar Rojas, como el receptor más destacado.

En la historia, estos dos protagonistas, será la cuarta vez que se vean las caras en una final, tomando en cuenta las del 2001, 2007 y 2010. Todas han sido ganadas por Naranjeros.

Venados y Naranjeros se enfrentan por cuarta ocasión en una final.

WALTER SILVA Y EL JUEGO SIETE

Cuando se supo que el duelo de la final sería entre Naranjeros de Hermosillo y Venados de Mazatlán, me vino a la mente el juego siete de esa serie que se disputó el 29 de enero del 2010 en el estadio Teodoro Mariscal, y cuyos protagonistas en el duelo monticular fueron dos ex Algodoneros.

Por Naranjeros abrió Juan Delgadillo, que esa vez lanzó el juego de su vida, pero su antagonista fue Walter Silva, quien esa noche también tiró para ganar.

La labor del mazatleco fue de ocho entradas con dos hits, una base siete ponches y una carrera, que cayó en la misma ¡Primera entrada!

Recuerdo bien esa carrera porque estaba en el parque sentado en un palco de prensa que se ubicaba a un costado del dogout de Venados, por el lado de la primera base.

Silva salió inspirado, pero cargó con la derrota.

Chris Roberson abrió con triple, enseguida Silva dominó al peligroso Karim García con un palomón a segunda, pero vino Vinicio Castilla a sacar un elevado de sacrificio al central, que era ocupado por Rubén Rivera, para así enviar al plato al hombre que estaba en la antesala.

Eso fue todo lo que pasó en el juego en cuanto a carreraje, ya que Delgadillo lanzó siete y dos tercios, dejando el resto en manos de Leo Rosales, que apagó una rebelión roja en la octava entrada, al dominar a John Lindsey.

Cerró José Vargas, retirando en orden la novena, para así darle el campeonato a Naranjeros.

Homar Rojas, timonel de Naranjeros, resultó el manager del año en esa temporada, dejando a Lorenzo Bundy, manejador de Venados, en segundo lugar.

Pero volviendo al juego celebrado hace ya casi 14 años, recuerdo que al final todo el equipo de Venados de metió al vestidor, siendo Walter Silva el único que se quedó en el dogout viendo el festejo de Naranjeros en el medio del terreno de juego del Teodoro Mariscal.

Delgadillo lanzó el juego de su vida.

“Fue un tremendo juego que recuerdo muy bien. Todo se resolvió en la primera entrada. Digno duelo de una final”, dice Silva al recordar esos momentos.

UN DÍA COMO HOY (16 DE ENERO)

1950.- El lanzador de Indios de Cleveland, Bob Feller, que viene de una mediocre temporada de 15-14, recibe un recorte salarial de 45 mil dólares a 20 mil, a sugerencia de él mismo, debido a que no se sentía contento con su desempeño.

Bob Feller.

1973.- Orlando Cepeda firma con Medias Rojas de Boston, lo que lo convierte en el primer jugador contratado por un equipo específicamente para ser bateador designado.

Orlando Cepeda.